Día 6. Nómadas. Turno 8-14 años. 2015

 


Ayer nos levantamos, preparamos la mochila, nos aseamos, desayunamos... ¡Algunos se despistaron por todo lo que había que coger!


Tras el desayuno nos preparamos para salir y empezamos nuestra marcha de dos días y medio. Salimos del valle y mientras andábamos estábamos muy antent@s a los 'bichos' y compañeros de Planeta que nos encontramos. Nos entristeció que vimos una serpiente, Culebra de escalera, atropellada, así como encontrar 93 cartuchos plásticos, al menos en un pequeño tramo, utilizados para cazar.

Almorzamos en una sombrita y en el siguiente tramo de la marcha hasta la estación abandonada de Bejís, encontramos un manzano con manzanas ricas y dulces.


También nuestros expertos 'bichólogos' encontraron chinches rojas y lagartijas comunes. Al rato llegamos a la antigua estación Torás-Bejís donde comimos. Tras un rato de descansar y juegos libres, hicimos una asamblea en la que hablamos de los huertos ecológicos, de los aerogeneradores como los que teníamos a escasa distancia, de las energías renovables, de la resina y en general de los pinos, de si debían ser los protagonistas o no, de nuestros bosques mediterráneos, de los Buitres leonados...

Los linces veteranos nos contaron cómo les había influido el campamento para cambiar cosas en sus vidas. Nos contaron que les había influido por ejemplo a la hora de tratar de comprar más responsable, evitando por ejemplo el aceite de palma, a cambiar con sus papis a banca ética o provedores de energía 100% renovable, a seguir insistiendo en separar la basura, a no dejar nuestros electrodomésticos en stand by...

Al acabar y cuando ya hacía mucho menos sol, reenprendimos la marcha por la Vía verde Ojos Negros.


Quique con otros linces, y con mucho cuidado, metió un Escorpión en un tarro, para que tod@s aprendiéramos de él, y luego soltarlo con el mismo cuidado. A Nicolás le gustó porque le parecía un Escorpión dorado. Como parte de la ruta por debajo de enormes molinos de viento, nos pusimos a un lado de uno de ellos y parecía por el efecto óptico que las aspas nos iban a dar, aunque se quedaban a muchos metros de distancia. Lo abrazamos. Ya casi llegando a Barracas vimos un Conejo que estaba asustado y corría como un Guepardo para escapar de cualquier peligro.

Además por el camino vimos un Águila perdicera, Cornejas, Buitres leonados, Estorninos, Vencejos... además de alguna mosca jejejeje.


Nicolás antes de llegar vio una oruga y un insecto hoja.


Llegamos a Barracas y nos reencontramos con algun@s linces que se habían quedado en Los Cloticos con Esther porque tenían alguna molestia. Allí jugaron a muchas cosas, como por ejemplo al juego de 'la cola del Zorro'.


Preparamos nuestras cosas en el local social de Barracas que tan amablemente nos cedió el Ayuntamiento para dormir y cenamos. Después de la cena, jugamos, hicimos deporte con las máquinas del parque, e hicimos la asamblea. Tras repasar lo peor y lo mejor del día, con súper buen sabor de boca de todo lo descubierto y vivido, nos fuimos a descansar y recuperar fuerzas.

Hoy hemos escrito el blog Sofía Aguilar, Nicolás Marina, Jorge Urrutia, Miguel Verdú. Ayudados por el coordinador Marcos Pla.

4 comentarios:

  1. De nuevo espectacular, todas estos "bichitos", fauna, flora, etc. se pueden apreciar conectando con la Tierra como uno más...caminando de marcha... como un Todo!! Ánimo Linceeesss!! :)

    ResponderEliminar
  2. Qué chulas las fotos! Estamos con ganas de saber mas cosas del campa!! :)

    ResponderEliminar